Esta es una historia muy personal ya que la persona que les nombre es un amigo mió, con el que tuve la suerte de conocer Republica dominicana hace 3 años. A todo el grupo de ese viaje se nos quedo grabada en la memoria aquella divina experiencia en la que disfrutamos de 15 días geniales. Mauro decidió viajar con su novia para demostrarle que todas las cosas que le contaba no eran mentiras y regresó hace unos días para compartir con nosotros su maravilloso viaje. Se alojo en Santo Domingo, en donde recorrió los primeros días las fabulosas ferias para comprar recuerdos y regalos a todos sus afectos. Por las tardes disfruto de las playas de esa zona y dice que están mas lindas que nunca. Salio a bailar con su pareja los fabulosos ritmos de los que ya hemos hablado, nada más y nada menos que el merengue y la bachata.
dominicana.jpg
Por una recomendación que le di a el tanto como a ustedes, decidió conocer la isla Saona, en la que paso un día inolvidable tomando la tradicional piña colada que se ofrece en sus playas. Finalizó su recorrido en Punta Cana, que no estaba llena en su totalidad por la época, por lo que pudo aprovechar un poco mas de sus atracciones resguardado en la tranquilidad que ofrece este periodo del año. Hizo muchos amigos de varios lugares del mundo, con quienes compartió un par de excursiones, pero como el me dijo lamentablemente tuvo que regresar. En fin, quería compartir con ustedes la visión de un amigo mío sobre este lugar.